Espere por favor
S&A Servicios y Asesorías

Los factores que más estresan en el trabajo

Las dificultades para conciliar la vida laboral con la familiar por horarios, condiciones poco flexibles en el entorno físico o la elevada intensidad de trabajo pueden generar estrés, ser contagiosas y disminuir la productividad.

El estrés laboral le cuesta a la Unión Europea unos 20.000 millones de euros anuales, se concluyó en el II Congreso Internacional de Psicología del Trabajo y RRHH en Valencia (España) y en Colombia también genera millones en pérdidas.

El primer motivo para dejar un trabajo son las malas relaciones interpersonales, por encima del salario”. Y es que, según el catedrático, “los estresores no suelen estar bajo control directo de la persona trabajadora.

Las malas relaciones con los compañeros, las inadecuadas instalaciones físicas (un puesto de trabajo incómodo, por ejemplo) y características ambientales adversas, como oficinas sin ventilación o calor excesivo, contribuyen a empeorar el clima laboral.

Se ha progresado enormemente en la reducción de accidentes y enfermedades profesionales, pero apenas se han producido avances en cuanto a riesgos psicosociales (estrés, ansiedad, síndrome burnout o de desgaste profesional, el agotamiento o desmotivación) y esto es un grave error ya que está estrechamente relacionado con la productividad y rentabilidad de las organizaciones.

Por eso, es fundamental que las empresas sean conscientes de su responsabilidad de convertirse en espacios de convivencia y trabajo saludables, para fomentar la promoción de la felicidad y el bienestar de sus colaboradores.

La mejor forma de manejar el estrés en el trabajo es no llevándolos a trabajar, entender que las personas somos diferentes y estamos en equipos con personas diversas, que tienen encima ciertas cosas que los afectan. También debemos ser tolerantes y aceptar precisamente esa diferencia y ese valor diferencial que cada uno aporta al equipo de trabajo para no sentirnos estresados con sus comportamientos.

Aprovechar las oportunidades de mejora y controlar los riesgos a los que se enfrentan las compañías depende en gran medida de la labor realizada por los trabajadores. El ideal es ir al trabajo sintiéndose parte de un buen grupo, comprometido con la organización y que ésta le ofrezca la oportunidad y los medios para desarrollar su talento.

Las organizaciones deben tener programas, técnicas y espacios que le permitan proporcionar a los empleados lugares de bienestar, pensando en las distintas generaciones, en las necesidades y en la felicidad, así se puede motivar e involucrar al talento humano en el buen clima profesional.