Espere por favor
S&A Servicios y Asesorías

Consejos para disminuir gastos mientras no tienes empleo

Estar sin empleo puede ser visto como una catástrofe financiera, pero si actúas de la mejor forma y administras los recursos de manera inteligente, encontrarás soluciones creativas y formas de ahorro.

Aprovecha herramientas gratuitas que están a tu servicio, disminuye los lujos y evita gastar tu dinero en cosas innecesarias del día a día. Puedes dejar de comprar, por ejemplo, golosinas y comida callejera. No acudas tanto al domicilio, cocina si es el caso.

Una persona tarda de 4 a 6 meses en conseguir un nuevo empleo, es fundamental que los colombianos hagamos conciencia de la importancia de incluir en el presupuesto mensual un rubro para el ahorro, ya que en la medida en que las finanzas sean más sanas, este porcentaje puede aumentar, como lo recomiendan los expertos.

Además de la planeación, otro paso importante es apoyarse en la familia, contar la situación y prever los gastos que son imprescindibles, como los servicios, la salud o la alimentación.

“En estos casos se debe actuar inteligentemente, se deben reducir los gastos, bajar los productos que pueden ser un lujo, las suscripciones y demás. La liquidación y los ahorros se pueden convertir en provisiones para tener en ellas un colchón, para que se puedan hacer una serie de inversiones a futuro y así tener otro tipo de ingreso.

En caso de tener deudas, existen alternativas a las que te puedes acoger. “Desde el 1 de octubre de 2012, se encuentra en vigencia la Ley de Insolvencia económica, una estrategia legal para personas naturales para negociar o liquidar sus deudas. La ley ofrece la oportunidad a las personas de parar el pago de sus deudas durante varios años tras dar inicio al trámite.

Una buena alternativa para administrar las deudas en un tránsito de desempleo es identificar los recursos económicos con los que se cuentan, es decir, cesantías, ahorros en el fondo de empleados o cooperativas, validar si se cuenta con un seguro de desempleo. Con base en este análisis se debe organizar un presupuesto de modo que mes a mes se pueda cumplir con las obligaciones financieras mientras vuelves a vincularte laboralmente. Aunque lo ideal es construir un fondo de reserva, ahorrando mínimo el 10% de los ingresos mensuales.

En síntesis, sé prudente. Mientras estás buscando empleo puedes cambiar algunos gustos y encontrar nuevas formas de divertirse, cambiar los planes que regularmente haces y atender, por ejemplo, eventos públicos gratuitos, usar el transporte público y montar en bicicleta para llegar a tus destinos.