Espere por favor
S&A Servicios y Asesorías

Las trampas clásicas de la innovación

La innovación ha tomado fuerza los últimos años en las organizaciones, aunque nunca ha sido una tendencia, siempre ha estado de moda y esta cada seis años (más o menos la duración de una generación ejecutiva) es redes cubierta como una habilitadora de crecimiento en las corporaciones en donde se embarca en la misma búsqueda entusiasta de lo nuevo, aunque no todos los empresarios tienen el coraje o el conocimiento que requiere para tomar la iniciativa de innovar, así como resultado cometen los mismos errores que sus predecesores.

A continuación, describiremos los errores más comunes que se cometen en las organizaciones:

Errores de estrategia: Obstáculos muy altos, campo demasiado estrecho

En las organizaciones, las ideas que no podían generar ingresos por varios cientos de millones de dólares al cabo de dos años eran eliminadas, este tipo de decisiones generaban desmotivación en las inversiones en aquellas ideas que no podían ser probadas y cuantificadas utilizando la investigación de mercado convencional.

Un error relacionado a las estrategias es actuar como si sólo el producto contara, es decir hay ideas que transforman el entorno pero hay un proceso de producción y de marketing, los cuales hacen exitoso el producto, claro está, que todo esto conlleva un proceso y no hay que ser impacientes por recibir ingresos, dado que la energía de innovación de la organización puede diluirse en un sinnúmero de diminutos proyectos de imitación buscando algún ingreso inmediato pero que aumentan los costos a largo plazo.

Errores de proceso: controles demasiado estrictos

Otro error está en el proceso, específicamente en el impulso por asfixiar la innovación con controles estrictos: planificación, métodos de presupuesto y análisis similares a los que se aplican en los negocios actuales. Las organizaciones consolidadas no sólo quieren planes, también desean que los ejecutivos se apeguen a esos planes. A menudo recompensan a las personas por hacer lo que están comprometidas a hacer y no las incentivan a hacer cambios positivos para la organización.

Errores de estructura: Vínculos muy imprecisos, separaciones muy extremas

Las organizaciones deben ser muy cuidadosas sobre la forma como ligan los procesos de operaciones nuevos a los mismos procesos de negocios establecidos, las dos entidades deben ser estructuradas de manera precisa para evitar choques de culturas o planes contrapuestos.

Errores de destrezas: liderazgo muy débil, comunicación muy pobre

Otro error común en las organizaciones es subvalorar y subinvertir en el lado humano de la innovación, donde los gerentes de las organizaciones frecuentemente ponen a cargo a los mejores empleados técnicos y operativos, no a los mejores líderes, los cuales suponen erróneamente que las ideas hablaran por si solas si son buenas, descuidando la comunicación externa. O si bien, predominan las tareas por sobre las relaciones, perdiendo la oportunidad de aumentar la química de los equipos la cual cumple un papel fundamental como un impulsador de innovaciones útiles.